miércoles, 9 de enero de 2008

Escritores

... Escribir, y nada más.
Es como una señal polvorienta en medio de un aún más polvoriento desierto de Arizona; lo único que dice la verdad en toda una vida a la redonda.
Hay quien se arrodilla ante su solitaria y magnífica presencia. Dedican su vida a parir letras, educándolas con mimo aunque crezcan soeces, gestando la historia definitiva. Algunos publican libros.
Son los llamados escritores.
Otros le dan la espalda, jactanciosos y altaneros. No necesitan las letras. Sobreviven a base de vivencias; horas, minutos y segundos que apuran con un ansia animal, sabeedores de la brevedad de la vida. Llevan el Carpe diem tatuado en la piel. Y con un cigarrillo moribundo -con un pie en la condición de brasa- en la mano y todo su desprecio en la otra, escupirán una risa maloliente en tu cara.
Pero incluso ellos son escritores. Al fin y al cabo, su vida será su única gran obra.

7 comentarios:

Vitote dijo...

Siempre he creído que no puedes escribir un libro mejor que tu propia vida...y los libros buenos llevan procesos duros, sean cuales sean. Algunos los invertirán en documentarse, publicarlos y recibir premios, otros son más de coger el boli y una servilleta que acabará en los bolsillos sólo para sus ojos.A nosotros nos dividen igual. Los internistas, reflexivos y estudiosos. Y los cirujanos, adrenalina pura, decisión e improvisación...A veces el habito hace al monje¿cual será el mío?

A cuidarse

Mariano Zurdo dijo...

¡Un mixto con huevo para mí!

baston -largo dijo...

Cóctel de escritor, con unas gotas de inspiración basadas en las experiencias de la vida; una musa para que se de la inspiración; alguna sustancia psicotrópica para que se de la musa, y horas perdidas delante del ordenador, ahora agitalo todo bien, y espera a que las letras fluya entre tus dedos.besos

Alize dijo...

Vitote: Quizá sea por eso que a veces se dice que un mal escritor es aquel cuya vida resulta más interesante que su obra... Yo soy de servilleta; creo que tú también.
Mariano: Que sean dos.
Bastón: Si es que mi muso es tan cabrón que sólo sopla inspiración cuando los exámenes acechan...
Besicos de limón

Betote dijo...

Y ay del que pretenda inventar vidas sin tener una propia, o de quien se crea lo bastante interesante como para pasar de persona a personaje.

Besito.

Vitote dijo...

Vale pues coje la servilleta de las cuadrículas, un improvisado...

Alize dijo...

Betote: Una vez reflexioné acerca de la creación de los personajes... Una tarea ardua como pocas.
Vitote: Lo haré.
Besicos de limón