miércoles, 13 de febrero de 2008

Como ellas

Seduciendo al teclado,
mendigándole algo.
De mucho en mucho,
hilando un...
¿¡poema!?

... Más bien no.
No me dejan las letras.
No me dejan...

Las letras son adolescentes borrachos
jugando a los médicos en mi cabeza.
Se conocen, se tocan,
juegan.
Descubren.

A mí me dejaron fuera
de sus diversiones.
Sólo escribiendo me siento como ellas.

3 comentarios:

Jause dijo...

Las palabras suelen jugar solas, se entrelazan, y crean amistades a veces más y otras más, y los dedos se dejan entrelazar por el lazo que forman, atrapándote en el fondo de la pantalla, siempre que las mus@s, permitan eso juegos de adolescentes inconscientes del poder que puedan suscitar.

Besos

Vitote dijo...

Una mirada vale más que mil palabras...Y una gripe te deja sin mil palabras...

A cuidarse

(¿hace una birra el viernes por la noche?)

Alize dijo...

Hace mucho que no sufro de gripe; afortunadamente. Pero eso de tener la chepa helada, el pecho ardiendo y la nariz fría (siempre la tengo así) no me es extraño.
Respecto a la birra, si puedo por mí perfecto.
Besicos de limón