miércoles, 19 de diciembre de 2007

Como el hipo

Hoy, perdida como siempre en medio de una inmensa hora de Bioquímica, volví a elaborar una de mis teorías instantáneas -como el café etiquetado; bien domesticado en su botecito multinacional.
Tú... Tú eres como el hipo. Eres una sensación mundana, que afecta a todos. Provocas risas y dulces compadecimientos. Todos -todos, sí- te hemos sufrido alguna vez.
Qué cosa más tonta -y más cabrona- eres.
Vienes sin avisar y tu llegada no es nunca bienvenida. Inoportunamente nos haces saltar, temer, reír, llorar; tratamos de disimularte y no podemos. Bueno... Quizá no queremos.
Al menos no quiero yo.
Eres, además, ridículamente molesto. Y nadie -nadie- sabe a ciencia cierta cómo desterrarte. Cada cual cree estar en posesión de la verdad, con mil remedios y fórmulas que -se supone- harán que no vuelvas.
Y, como el hipo, te vas dejando un dolorcillo que tiene mucho de orgasmo.

6 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

¡Lo tengo! ¡Pláta no es! ¡Plátano es! XDD
Ya en serio, da gusta disfrutar de ti tan de continuo tras semanas de echarte de menos.
Besitos/azos.

Alize dijo...

No, no es plátano, no...
Gracias, Mariano. Echaba de menos las letras. Ahora siento que necesito escribir de nuevo tras esta crisis limonera.
Ahora, a leeros y comentar...
Besicos de limón

kutxi dijo...

Por decir algo diría que es el amor, pero de sobra sé que en este tipo de adivinanzas tan poco concretas uno siempre acaba adivinando lo que quiere. Es como al mirar nubes, que para cada cual tienen una forma según su gusto...

Qué obtuso estoy hoy...

Bsos.

Alize dijo...

Pues sí, Kutxi, has acertado en las dos cosas: es el amor y sí; en este tipo de acertijos cada cual adivina lo que quiere...
Besicos de limón

Arwen dijo...

Pues pensaba yo que era el desamor, fíjate...
Besitos

Alize dijo...

No, Arwem. Es el amor. Siempre duele.
Siempre. Si no, no es tal.
Besicos de limón