sábado, 17 de marzo de 2007

Un mal trago

No quiero mirar; no quiero.
Hay un instante de dolor atroz
que precede a la excitación.
¡Pero por ti ese instante!
Con el vicio de tus ojos
este trago no me sabe mal.
Intuyo promesas de ti; hay tantas
en un vaso de ese licor... Que abro los ojos.
Ahí estás,
como siempre los ojos verdes quizá demasiado adultos para ti.
Hay algo en ellos oscuro y nocivo;
a todas luces prohibido
que clama por la excomunión.
El rostro de la libertad se parece al tuyo.
La única opción es sonreírte.
Voy enganchándome a las drogas duras
en tus pupilas amazónicas.
Tú y tu orgullosa cabeza adolescente,
tus cabellos, tu sonrisa... , en suma.
Tú eres alguien tan malo que sólo puedo desearte...

3 comentarios:

¡Ah! ¡Ah! ¡Me muero, idiota! dijo...

de derretirse limona!

Ohdiosa dijo...

vuelven a la carga esos ojos verdes??? me tienes al borde del infarto...mmmmmm....

>>Alize dijo...

¡ah!¡ah!¡me muero, idiota!: Y tanto... =)
Ohdiosa: No vuelven a la carga; esto es una guerra permanente...
Besicos de limón