lunes, 12 de marzo de 2007

Nada

Nada. Nada.
Mira que,
por más que lo intento,
ni dejas de ser
ni yo dejo de ser yo.
Nada. Nada.
Hay que joderse.
Que no puedo. Nadie puede enseñarme.
Sería una mala alumna intentando olvidarte.
No me obligues.
A veces pienso que mi soledad y yo
somos tus únicas amantes.
Qué bien...
Qué tontería; no lo pienso: lo creo.
Lo sé con una sonrisa
que no tiene por qué resultarte extraña.
Al fin y al cabo
lo sabes.
Sabes que sólo nosotras soñamos contigo;
nadie más te conoce. Créeme.
Olvidas quién eres.
¿Quién sino yo te olvida para luego recordarte?
¿Quién es capaz de tanto?
Sólo los locos nos entendemos.
Y tú estás loco también. Ríe. Ríe, que
nadie más llega siquiera a un atisbo
de eso que llaman mirada
Ama, vive. Hazlo todo. Ya sabes cómo.
No olvides que te vigilan mis ojos.
No busques más allá de mí.
No encontrarás lo que buscas, aunque nadie lo sepa...

4 comentarios:

>>Alize dijo...

Escribí sin trabas ni limitaciones algunas y salió esto... No sé bien cómo interpretarlo...
Besicos de limón

¡Ah! ¡Ah! ¡Me muero, idiota! dijo...

Dear L. A. lo mejor muchas veces es dejar que los dedos se deslicen por el teclado o tu mano sea solo lo que sujeta el boli mientras algo que no se sabe que es deja su firma. En tu caso encima ese algo lo hace muy bien ;)

Young_Werther dijo...

No nos podemos considerar locos cuando todos tenemos las mismas extravagancias..

Ahora es ud la que me debe un mail ;)

:***

>>Alize dijo...

¡ah!¡ah!¡me muero, idiota!: El riesgo es el de la incoherencia, pero en general escribir según todo aflora a tu mente es muy significativo :)
young_werther: Me has recordado un gran libro, "Loco" de Jalil Gibrán. Altamente recomendado :)
Besicos de limón
P.D.: Me pongo a lo del mail, y_w... Pero con ganas :)