jueves, 16 de octubre de 2008

Rabia

Me maravilla la fortaleza del reo a muerte que camina por su propio pie a la silla eléctrica. Qué bella metáfora es ésa de salir al encuentro de tu perdición.
Por ti voy a bajar al puto infierno. Por ti me voy a clavar un tridente al rojo en el corazón. Y lo voy a hacer sin lágrimas.
Hoy te gruño, y te muerdo. Hoy te odio. Hoy no soporto tu recuerdo. Hoy te necesito lejos.
La rabia son sólo los dientes del miedo.
... Y estas cenizas ya no juegan con fuego.

9 comentarios:

De cenizas dijo...

Cuando hay mal rollo...siempre me toca recibir. A veces, las cenizas somos cálidas, suaves, acogedoras, promesa del ave fénix.


besos

Miquel dijo...

Qué bonito te ha quedado. A medio camino entre Bodas de Sangre y Fausto.
Salut!!!

Belén dijo...

Pues mas o menos a eso sabe la rabia...

Besicos

Alejandro dijo...

que intenso, duro, y bonito. La frase: la rabia son los dientes del medio, me ha encantado ^^

un saludote!

Alize dijo...

DC: Mi vida suele llenarse de cenizas... unas son cadáveres de fénix y otras no...
Miquel: Muchas gracias. Pretendía morder con este texto.
Belén: Sabe a miedo, y dolor.
Alejandro: Me alegro de que gustara. Lo he vomitado tal cual.
Besicos de limón

dintel dijo...

Me ha gustado mucho.

Alize dijo...

Gracias, Dintel.
Besicos de limón

Arwen dijo...

Al infierno es mejor bajar por uno mismo que por otro... No sea que nos quememos...

Alize dijo...

A veces, Arwen, bajo a los infiernos y no puedo arder... Y entonces no sé qué hacer.
Besicos de limón