domingo, 12 de octubre de 2008

Hoy, triste (VI)

Ayer sintió el principio del fin. Hoy, de aquello, poco queda ya.
Hoy, triste.
Se odia a sí misma por negarse a explorar el laberinto; por conformarse con admirar las hermosas vistas que prometen las guías de viaje para cobardes.
Ha llevado su tiempo, pero ahora es capaz de sonreírle incluso en medio de la desolación más absoluta. Muy a su pesar sabe que por él, cualquier cosa. Con él hasta la muerte.
... De ahí el miedo. Se sabe capaz de inmolarse, rendirse y desaparecer -con una resignada sonrisa- a una sola seña de sus ojos de barro.
¿Qué haría entonces? No sabe.
Hoy, triste.

7 comentarios:

De cenizas dijo...

Mañana, mañana, mañana... delante, hacia el horizonte. Si miras atrás te puedes volver una estatua de sal.... y limón... ¡tequila! y ¡viva la vida!


besos

dintel dijo...

Bueno, si sólo es hoy...

Alize dijo...

DC: Bonita metáfora, quizá te la robe algún día...
Dintel: Hoy es sólo la agonía del ayer.
Besicos de limón

pelusilla dijo...

Jodida realidad, Jodidas mariposas, Jodido otoño...Jodido amor
Ya nada se puede hacer más q continuar por la carretera comarcal en la q nos encontramos... como era?
llena de curvas, de circunvalaciones y de estacioens de servicio....
Te quiero... Gracias

Arwen dijo...

¿Triste por amar?

Alize dijo...

Pelusilla: Sí, vamos por carreteras grises y anodinas...
Arwen: ¿Por qué sino? Es el motivo, con mayúsculas.
Besicos de limón

Arwen dijo...

Prefiero estar alegre por amar, feliz por amar. Estar triste por amar suele ser porque no eres correspondido y eso no mola nada... Pero, bueno, sigue siendo amor, ¿verdad?