viernes, 31 de agosto de 2007

No duele

...
El teclado se me antoja un enemigo al que tengo que batir. Hay palabras; sí. Pero no hay teclas suficientes para vomitarlas sin un extraño... ¿dolor?
Ni siquiera tengo un motivo para estar -algo así como- triste. Melancolía hizo copia de mi llave y entra -sigiloso- sin hacer ningún ruido. Sus visitas ya no me sorprenden.
¿Por qué dolor? ¿Por qué; si soy feliz, si todos lo creen así, si nunca tengo problemas...?
¿Y no se supone que el dolor duele? ... Porque éste es más bien dulce...
El miedo a caer, el miedo a las heridas... No tiene sentido. No si no duele. Melancolía es mi amigo y compañero. Nadie como él para vivir la vida.
¿Y si sólo soy feliz algo teñida de tristeza?
Melancolía, déjame suplicarte algo: Ojalá me seas siempre fiel.
No, no me siento mal... De hecho, creo que no me he sentido mejor en mucho tiempo.

10 comentarios:

Young_Werther dijo...

La melancolía es aquello que nos envuelve, una vez atravesado el muro de la superficialidad.. Es la tristeza dulce que provoca sensibilidad.

Y si no pídele la definición a un superficial..

Besillos limón melancólico ;)

MerylSpider dijo...

Mision cumplida, por fin he realizado ese meme que me propusiste hace tanto tiempo. mas vale tarde que nunca.
un saludo

Ohdiosa dijo...

la melancolía no es buena ni mala, es alguien que aparece cuando menos te lo esperas, sin saber por qué, y se queda contigo durante el tiempo necesario para que pienses, para que sientas, para que llores, para que te des cuenta de algo...la melancolía acentúa nuestra sensiblidad, nos permite percibir cosas que en un estado normal ni siquiera notamos...hay que aprovecharla pues pueden sacarse de ella cosas muy buenas...aunqeu tambien algunas malas...

MerylSpider dijo...

Ups!! perdon por el fallo. En verano la cabeza no me rige bien....
La niña Lydia, como para olvidarme si llevo toda la vida diciendo que si tengo una hija la llamare asi. (y si, si es chico, tambien tengo el nombre pensado, de hecho, tengo dos).

Saludos

Vitote dijo...

Algún día de estos te cuento una historia sobre un antiguo médico sabio, Avicena, y cómo diagnosticaba a sus pacientes de Melancolía, él la consideraba una enfermedad.

A cuidarse...


HE VUELTO

Mariano dijo...

Los melancólicos somos adictos a esa sensación que no puede definirse con palabras porque apenas puede definirse con sentimientos.
Vuelvo y me encuentro limón es estado puro, como tiene que ser.
Un besazo Alize. Me iré poniendo poco a poco al día.

Mae dijo...

Alize, creo que por muy bien que nos sintamos siempre está la melancolía llamando a nuestra puerta. El truco está en cambiar la cerradura si vemos que entra con facilidad. Besos y a seguir bien.

Alansar dijo...

hay dolores dulces, dolores amargos... dolores banales y dolores profundos... y todos nos recuerdan que vivimos... y puesto que vivimos tenemos dolores.
Creo que enredé la madeja...;)

kutxi dijo...

Yo (también) estuve enamorado muchos años de la melancolía. Fue muy productivo pero un poquillo duro, y sobre todo perdí el tiempo para cosas que son más importantes, como vivir. De todas formas, lo último que pretendo es dar sermones o consejos, pues reconozco que muchas veces disfruté de la tristeza.

Ahora ya hemos cortado, aunque a veces nos enrrollamos, jaja.

Besos.

Alize dijo...

Y_W: La melancolía es lo que hace que mi vida tenga sentido... Es muy importante, al menos para mí.
Merylspider: ... Me sorprende tu elección, jajaja.
Ohdiosa: Tienes razón. Cuando estoy melancólica siento una extraña sintonía. Es como si fuera una radio situada en la onda correcta, la que me corresponde.
Vitote: Cuéntame. Estaré encantada de escuch... quiero decir, leerla.
Mariano: ¡Cuánto tiempo! Se te echaba de menos...
Mae: Sí. De hecho, creo que la melancolía forma parte de la fórmula de la felicidad.
Alansar: No enredaste; más bien extendiste :)
Kutxi: Tu situación me parece inteligente. Procuraré imitarte ^^
Besicos de limón