viernes, 20 de noviembre de 2009

Gran blanco

... Crees que no hago más que dar vueltas a esta cruel pecera en la que me mantienes preso. Sonríes mientras nado de un lado a otro. No entiendes que no soy feliz aquí. Por mis venas corre el río y aquí estoy; ahogado de claustrofobia. Condenado por mi belleza a servirte de cuadro viviente.
No insistas; no voy a seguir la senda que tus sucios dedos trazan sobre el cristal. Tu comida flotante me da asco. Te odio a ti y al puto cofre del tesoro de plástico.
A cada día que pasa estoy un poco más loco y me golpeo con más fuerza contra el vidrio. No te rías, cabrón; mejor tiembla. Soy un pez sin memoria de ídem.
Y sobrevivo imaginando ser un gran blanco.
Mentalmente paso de Carassius auratus a Carcharodon carcharias. Soy todo dientes. Soy el superpredador perfecto y mi presa habitual.
Mis escamas de colores son ahora gris carne de lija. Mi aspecto primitivo acojona a la perfección. Te devoro con mis ojos negros y fríos. Mi línea lateral va a localizarte estés donde estés. Tengo una montaña de músculos anudados a mis huesos de cartílago. Y te juro que te lo vas a hacer encima cuando veas mi triángulo de la muerte.
Mis dos hileras de dientes van a masticarte. Y después le llegará el turno a las de repuesto.
Ñam.
Esta entrada surge de mi amor incondicional por el tiburón blanco -una auténtica obra de arte de la naturaleza. Y de la profunda pena que siento hacia los peces de colores encerrados en cárceles de cristal.

8 comentarios:

dintel dijo...

Son preciosos.

Belén dijo...

Uy, eso de las hileras me ha producido un horror en la médula espinal :)

Besicos

Ningüino dijo...

:)

Justo lo que necesitaba esta mañana: Fuerza y venganza. ^^

Alice Springs dijo...

Dintel: Lo son. Los tiburones son máquinas (casi) perfectas. Me fascinan.
Belén: La verdad es que esa bocaza impresiona. Es un animal que transmite una tremenda sensación de potencia.
Ningüino: Me alegro de que mi entrada te resultara apropiada.
Besicos de limón

A mis lectores habituales: Mi ausencia se ha debido a una musa zorra, caprichosa y vaga. Espero retomar cierta regularidad en mis entradas, porque a este limón aún le queda mucho zumo por exprimir. Gracias por seguir ahí.

Seth Fortuyn dijo...

Menos mal, empezaba a echar de menos mi vaso de limonada y mi pudding de sesos de mono.

Re-bienvenida (y mientras yo, con el ordenador jodido y racaneando internet y portatil a mi hermano)

Miquel dijo...

Me recuerda al monologo del marinero en Tiburón, cuando compara lo ojos del tiburón a los d un muñeco.
Salut!!!

Young_Werther dijo...

Gracias!

Me pasé por aquí después de largo tiempo y me alegro ver que te acuerdas de los peces naranjas :)

Un beso!

Young_Werther dijo...

*alegró!