martes, 5 de mayo de 2009

Tormenta

¿Sabes ese ambiente denso, envenenado de electricidad, antes de la tormenta más acojonante de tu vida? , que siempre alardeaste de tu piel de secuoya, contemplas ahora envidioso la anorexia de los juncos.
Supuras miedo.
Yo percibo un rumor, las más hermosas notas encarnadas por el más torpe de los intérpretes. Respiro, vivo, siento; deseo un puto delito. Te deseo.
... Y es que en tus ojos de barro ya se han hundido muchos barcos. No veo por qué mi débil corazón y su ilusa góndola han de creerse más afortunados.
No podré escribir mucho estos días. En dos semanas los exámenes empezarán a morderme. Y deseo plantarles buena batalla.

3 comentarios:

dintel dijo...

Suerte y al toro!

hamlet dijo...

Eso. Mucha suerte. Mucha. Y a ver si aún así sacas algo de tiempo y escribes algo, cortito, pero algo.
Un beso y mucha suerte y ánimo!

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, ¡vamos!, como todos. dijo...

Joder!!!!!! Me encanta la foto, es estupenda.....lo mismo podría aparecer en una clase de meteorología que en una de neurología. Dos neuronas con sus axones y sus dendritas....¡¡PEPINAZO!!! Digo...decarga eléctrica...la lucided, el raciocínio, lo sé, ahora sí ya lo tengo, me has hecho pensar, y después....NADA....la calma, la ignorancia, el reposo, las vacaciones......

Un saludo